viernes, 10 de marzo de 2017

IR A LA ESCUELA ES UN PRIVILEGIO DE RICOS Por Gianfranco Fuscaldo


Ir a la escuela se ve tan fácil, tan rutinario, tan enfadoso, tan simple y tan equis en la vida. Pero cuando uno crece comprende que "Ir a la Escuela" es un privilegio de ricos. Sí, ¡de ricos!

Porque la Educación cuesta y cuesta muy caro. Así los Gobiernos den a sus ciudadanos una educación Gratuita (así, con mayúsculas), esa educación está sustentada por el Estado, que en realidad son nuestros impuestos canalizados a ese servicio.

¿Recuerdas la muy trillada frase que dice: "El tiempo es dinero"?

REFLEXIONA UNA COSA: Una persona que está sentada 6 horas diarias en un pupitre* (mesa-banco) está gastando tiempo laboral, ¡son horas en las que alguien bien podría estar produciendo en una fábrica!


Por eso Ir a la Escuela es privilegio de ricos

Solo cuando creces te das cuenta del tiempo desperdiciado en "un día de pinta" (1)

Decía la politóloga mexicana Denisse Dresser que:

"Para aprender no hay de otra que ser nerds

porque la dedicación de un día a día de leer, asistir a clases, entender, volver a leer, escribir, analizar, memorizar ES UN PROCESO DE MUCHOS AÑOS.

Pero la vida nos dio la oportunidad de rectificar, de amar los libros, de acudir con gusto a una cátedra. 

Debemos siempre inculcarle a nuestros niños (cada quien tiene un menor a su alrededor)amor a su colegio, ya sea Secundaria, Preparatoria o Universidad.   

En la Escuela te haces más fuerte, porque la escuela es un reto diario, cada día se te reta a aprender, a entender y repetir, a hacerlo con las manos o con la mente, desde hacer unas rayas hasta repetir un diagrama de flujo.

En la Escuela te vas cambiando como ser humano. Aunque siempre se aparenta que no avanzamos, el conocimiento está ahí y al pasar los años entendemos que estar sentados durante tantos años en un salón de clases tuvo su efecto en que recordamos un dato.


El conocimiento es algo que no te pueden robar, te pueden quitar los libros, la ropa, lo material, pero lo aprendido nadie te lo quita, TU SABER es algo que nunca se irá de tu vida e incluso lo puedes compartir y tú siempre lo tendrás.

Desde las vocales hasta el doctorado en Medicina, la escuela nos enseña que nunca seremos tan sabios como para dejarla pero tampoco ni tan tontos como abandonarla.

Ojalá podamos hacer entender a las nuevas generaciones. Mientras, yo viajaré al pasado a tratar de convencer a Mí-Niño que ir a la escuela es privilegio de ricos. 


Como colofón les dejamos una canción que nos enseñó la vieja sabia directora del colegio:

Yo no quiero ir a la escuela a trabajar,
porque me ponen a hacer rayitas, 
yo mejor quiero, aquí quedarme, en mi casita para jugar.

Desde el nido de la golondrína, 
ella me dijo así:
No hagas eso chiquitito, no hahas eso,
porque si no vas a la escuela,
porque sino vas a la escuela,
tú de grande mucho sufrirás.

NOTAS:

*Así se le llama en México a las bancas donde se sientan los niños en la escuela

(1) Irse de Pinta es como se le dice en México cuando los niños no entran al colegio y se van a la calle sin permiso de sus padres o maestros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario