martes, 27 de marzo de 2012

Los errores "normales" de una transmisión extraordinaria. por: Fernando Martínez

Televisa tiene más de 30 años de experiencia cubriendo las visitas papales, (¡no hay que olvidarlo!) tienen un master en el tema, y a cualquier televisora (sea nacional o extranjera) le pueden decir: 
"Quítate que ahí te van los reyes de la transmisión Papal".


En 1999 un camarógrafo de Tv Azteca se quejó (con el que esto escribe) porque en la visita del Papa Juan Pablo II a México de ese año, su televisora no contaba con las suficientes cámaras y unidades móviles para competir dignamente en la transmisión de ese magno evento.


Recuerdo que el camarógrafo pensaba que Ricardo Salinas Pliego no le interesaba su televisora, y la prueba era que, durante muchos años, los técnicos de Tv Azteca tenían que utilizar un autobús de pasajeros como cabina del estudio 6.


Volviendo a la transmisión de Televisa, es de reconocer la labor "titanica" del equipo comandado por el productor Miguel Ángel Herros, para llevar la imagen del Papa Benedicto XVI a la pantalla por tres días consecutivos, en donde se tenían que coordinar cámaras, reporteros, conductores, asistentes, técnicos, choferes y un largo etcétera que no alcanzamos a imaginar. 
Literalmente la televisora de San Ángel hizo circo maroma y teatro para que nadie se perdiera a Benedicto, dudo que haya sido fácil coordinar a un camarógrafo desde el helicptero papal.

Fue divertido ver "los errores tan normales" que se dan en este tipo de transmisiones tan extraordinarias, "donde la realidad echa a la basura hasta a las mejores escaletas".

Es por el cansancio, por la necesidad de llenar espacios, por tantas horas de estar al aire, que los conductores y reporteros redundan, dicen "barbaridades" y caen en los lugares comunes. (Los comprendo, no ha de ser fácil).
Así que, sin el ánimo de fregar a nadie, y sí de elaborar una lista de "anécdotas curiosas", este es un breve recuento de lo que dijeron "los Televisos" durante la cobertura papal:

¡En el puesto número uno Joaquín López Dóriga! 

El domingo 25 de marzo, ya cansado,  atarantado por los gritos de una multitud que tenía a sus espaldas, la concentración de más de  12 horas de transmisión se le perdió al periodista, ya no pudo más, y (como diría mi abuelita) se le fueron las cabras al monte, cambió el apellido de la periodista Julieta Lujambio y le dijo Julieta Venegas.


Karla Iberia Sánchez:

Con el ánimo de narrar TODO, a la reportera de Televisa (creemos que se le fue la mano) al describir lo obvio, y hasta absurdo, cuando dijo que el Papa se aceraba al avión de Alitalia y a "la escalera que era de Aeroméxico"
Después Karla Iberia quiso poner en contexto la veneración de los cubanos a la Virgen del Cobre 



-"Cómo decirte, ¿quizá fanática?"

A lo que Joaquín López Dóriga dijo:

-"No, no, es como su Virgen de Guadalupe". 


Valentina Alazraky 




Nos dejó más intrigados si hay o no roces entre el Papa y Norberto Rivera Carrera, ya que narró la contestación del cardenal  Rivera a la pregunta de la reportera:

-¿Llevarán el cuadro de la Virgen de Guadalupe a ver al Papa a Guanajuato?.


Según Alazraky así preguntó al máximo jerarca de la Iglesia Católica de México, el cual contestó:


-"La Virgen (de Guadalupe) no va a ver a nadie, si alguien quiere verla que vaya a la Basílica"
Luego Valentina metió Gol, reconoció que le habían informado en la mañana por mensajito vía Blakberry. Nada del otro mundo si recordamos que dijo una marca a nivel nacional.


Carlos Loret de Mola 

Al que vimos muy en su papel, sólo confundia en varias ocasiones los términos "avión papal" con "avión presidencial". 

Claudia Flores Barreto

A la reportera de Televisa (suponemos que) la inercia le ganaba, porque en automático varias veces dijo:
 "El Papa Juan Pablo", corregía después.
Por último el lunes 26 de marzo a los conductores se les olvidó que el helicóptero escolta aterriza primero y narraron cómo si estuviera llegando Benedicto en uno, el director de cámaras también se confundió al suithear por varios minutos a los escoltas.
Aún así le damos a Televisa una estrellita más para su canal, lo lograron, demostraron una vez más que Azcárraga Milmo no se equivocó al afirmar que tenía a los mejores trabajando en su empresa, y que si no los tenía, los compraba.


Felicidades porque en el lugar más escondido del México siempre fiel la prole pudo ver al Papa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada