viernes, 24 de junio de 2011

“FELIPILLO DE MORELIA ¡TORERO, MUCHACHO!” Por Carlos Bernal Romero

Me sentí toreado
          Oído en el Castillo de Chapultepec  
 
      Ayer Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa se vio como torero caro al estilo de uno de los mejores matadores de la historia: David Silveti Berry el Rey David.
 
         Partió plaza en el Castillo de Chapultepec, haciéndonos recordar a sus dos más distinguidos habitantes:
    Fernando Maximiliano José de Habsburgo Archiduque de Austria y Emperador de México
y a la mujer más:
 
    Incomprendida, olvidada y subvalorada
porque:
 
         Aquí lo subestiman a uno (Pocholo dixit)
de la Historia de México: 
 
    María Amalia Carlota Victoria Leopoldina Clementina de Bélgica Emperatriz de México.
 
    Entonces Felipillo se ha mandado una faena, bordada de muletazos; un par de excelentes banderillas; para cerrar con una estocada, que hubiera aplaudido: 
 
    Carmelo que está en el cielo y firmado el Príncipe milagro de la fiesta más bella Silverio Pérez; porque Felipillo cuando toreas, no cambio por un trono mi barrera de sol.  
 
    Así ante el Primero de la tarde, de nombre:
 
    Movimiento Nacional de la Paz con Dignidad
 
de la ganadería de Javier Sicilia, al cual indultó:
 
    Felipe Calderón Hinojosa
 
    Confirmó su alternativa
 
    Finalizaremos este ensayo como si fuera la portada del periódico La Prensa y escribamos:
 
    ¡Torero!
 
                                                 (24/VI/2011) (CARLOS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada