domingo, 18 de octubre de 2009

CARLOS AHUMADA por Fernando Martínez


Carlos Ahumada Kurtz estuvo en el ojo público de México por ser uno de los protagonistas de “Los video-escándalos”.

Vimos al empresario dar dinero a las manos de altos funcionarios del gobierno capitalino de Andrés Manuel López Obrador, por lógica pertenecientes al Partido de la Revolución Democrática.

Los videos que más “le pegaron” a la administración de López Obrador fueron: uno en el que aparece Carlos Ahumada extorsionado o sobornando (es cuestión de enfoques, como se quiera leer) junto a René Bejarano secretario del Gobierno de la Ciudad de México, seguido del de René Ponce, secretario de Finanzas del D.F., quien fue grabado discretamente apostando en Las Vegas, según con el dinero del erario público.


Ahumada estuvo directamente relacionado con; el ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari; con la jefa del gobierno de la Ciudad de México, Rosario Robles, comprobado que tuvieron una relación amorosa; con “el líder moral” del PAN y senador, Diego Fernández de Ceballos; con el secretario de gobierno del estado de Guerrero, Jesús Ramírez Guerrero; con Ramón Sosamontes, delegado de Iztapalapa, entre otros. Se vieron involucrados también los nombres del ex presidente Vicente Fox y el que fuera su secretario de gobernación, Santiago Creel.

Las relaciones de poder en torno a Carlos Ahumada traspasaron fronteras. El Gobierno cubano, Fidel Castro y su embajador Felipe Pérez Roque también tuvieron la responsabilidad de encarcelar y deportar al empresario.

Carlos Ahumada logró ser un hombre poderoso en México, al tener el periódico El Independiente, un equipo de futbol, y una constructora. Sin embargo con el paso del tiempo se fue convirtiendo en una “pieza clave del juego de los poderosos”: Carlos Salinas de Gortari, Diego Fernández de Ceballos, Vicente Fox, Santiago Creel, Bernardo Gómez etc.

López Obrador también tuvo hegemonía hacía Ahumada, y se demostró cuando fue encarcelado 1,131 días en el Reclusorio Norte. Según Ahumada los funcionarios de López Obrador lo presionaron en la cárcel para limpiar la imagen del tabasqeueño.


El discurso de los medios de comunicación, sólo daban voz a la versión de que Carlos Ahumada aparecía en estos videos para sobornar a Carlos Ímaz, René Bejarano. López Obrador se defendió diciendo que todo era un complot en su contra para desprestigiarlo antes de las elecciones del 6 de julio del año 2006.

Todavía continua la versión del complot, en una entrevista ofrecida el 7 de mayo del 2009 a la radiodifusora “W Radio” sobre el libro que escribió Ahumada Kurtz, López Obrador dijo:

“Al final lo que está diciendo Ahumada es que hubo un complot, que hay en el país una mafia integrada por el PRI y del PAN…pero sin duda hay un arreglo de arriba: Salinas, Fox, Calderón, Elba Esteher Gordillo, Malio Flabio Beltrones, Gómez Mont…”


Y además Obrador sigue sosteniendo que nunca estuvo enterado de los movimientos de sus subalternos de su gobierno:

“Desde antes de los escándalos no he hablado con René Bejarano… lo que querían en ese entonces era involucrarme, si René Bejarano aparecía en los videos, manejaron de que era obvio, nadie iba a creer de que yo no estuviese detrás de eso, pues se han equivocado yo tengo autoridad moral, tengo principios, tengo ideales, me pueden acusar de lo que quieran pero no soy ratero. ”

Los medios siguieron esta teoría, la revista Proceso puso en portada a los Carlos, Ahumada y Salinas, y la opinión pública nunca pudo acceder a la versión de Ahumada, ya que no se le permitió declarar en algún medio, aún cuando el periodista Ciro Gómez Leyva había intentado varias veces entrevistarlo, y el mismo Ahumada quiso hacer conferencia de prensa desde el reclusorio norte. Algunos medios de comunicación también documentaron que Carlos Ahumada estuvo preso en 1994 por fraude genérico.

“Pobre Carlos”, dijo Rosario Robles Berlanga, “Cuánto resentimiento, cuánto rencor, cuánta frustración debe haber en él, para escribir algo tan vulgar y tan fantasioso”, declaró Robles Berlanga, a quien Ahumada incluye en su libro Derecho de réplica.


Donde se asegura que la ex jefa del Gobierno Capitalino estuvo vinculada en el caso de los video-escándalos. La ex jefa del gobierno del DF. se refirió al tema en un programa de radio en el que colabora. “Debatir con eso es difícil” .

El embajador de cuba en ese entonces, Felipe Pérez Roque dijo desde la isla en conferencia de prensa:

“El gobierno de México con todos estos actos que han comenzado, están tratando de desviar la atención de la opinión pública mexicana de los graves hechos relacionados con el señor Carlos Ahumada Kurtz, y de las crecientes sospechas en ese país sobre la existencia de un complot y para ello ha creado esta confrontación diplomática con cuba que es totalmente artificial debo dar a conocer un fragmento de las declaraciones de ahumada aquí en cuba” .

Así el discurso hegemónico de los poderosos fue de un complot.

Carlos Ahumada Kurtz nació en 1963 en Argentina, pero es mexicano por naturalización. A nivel bachillerato hizo sus estudios en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) de la UNAM. En 1983 el gobierno federal le dio el Premio Nacional de la Juventud.

La versión de Carlos Ahumada escrita en el libro “Derecho de Réplica”, es que estaba siendo extorsionado por parte de los funcionarios perredistas, lo contrario de la versión de López Obrador del complot. El autor explica poniendo un ejemplo: el clásico policía que nos presiona inventando una falta al reglamento de tránsito, según el empresario, se le salió de las manos y vio fácil esquivar los problemas dando dinero.

El autor de “Derecho de Réplica” expone las definiciones de Extorción y Soborno según el diccionario:

1.-Extorción: Amenaza de pública difamación o daño semejante que se hace contra alguien, a fin de obtener dinero o algún provecho.

2. Presión que , mediante amenazas, se ejerce sobre alguien para obligarle a obrar en determinado sentido.

*1.- Soborno: Acción y efecto de sobornar, corromper a alguien con dádivas para conseguir de él algo. 2. dádiva con que se soborna.

Según Ahumada estaba siendo extorsionado por René Bejarano, quien aprovechando el cargo que tenía en el Gobierno capitalino le ponía trabas en sus negocios:

“Así actuaba bejarano conmigo era claro y concreto mandaba las auditorías o hacia que llegaran a muchas de las compañías en las que yo participaba… ”

Carlos Ahumada Kurtz se convierte en sujeto subalterno del poder hegemónico cuando es apresado, en Cuba sufrió de los abusos de autoridad de dicho gobierno:

“Puedo afirmar contundentemente que en Cuba no hay el menor respeto por los derechos humanos, ni el más elemental derecho a la defensa. En México estamos bastante mal pero allá nada de eso existe .”

Porque en Cuba, según ahumada fue torturado física y mentalmente:

“Me provocaban miedo, angustia. Me amenazaban con que me quedaría más de 20 años preso en la isla, pero por otro lado me ofrecían ver a mis hijos y esposa o comer fruta…Lo que querían era que ensayara una y otra vez lo que debía decir cuando grabaran mis declaraciones, supuestamente voluntarias...”

Además Ahumada reveló en su libro que el Gobierno de Cuba aprovechó la oportunidad de tenerlo preso para obligarlo a grabar declaraciones que obviamente también beneficiarían al gobierno de Castro:

“…Que había adquirido propiedades en Cuba usando los nombre de Cuauhtémoc y Lázaro Cárdenas; que había hecho negocios con los hijos de Marta (Sahagún), que eran drogadictos y que se dedicaban al narcotráfico; que Carlos Salinas era una persona muy temida en México y que era el jefe de un cártel de droga…Supuestos negocios que había realizado con Andrés Manuel de manera directa, cosa que tampoco era cierta.

Querían que implicara a personajes muy importantes de México, que dijera que había hecho negocios inclusive con Carlos Slim, lo que no es verdad.”

Una prueba que el empresario argentino da sobre la incongruencia de sus declaraciones en Cuba, es que se le obliga a mentir sobre el trato que se le dio, en especial con la comida:

“En el video dado a conocer por las autoridades cubanas yo les agradezco sus atenciones y el trato que tuvieron conmigo y destaco, como ejemplo lo bondadosos que fueron al conseguirme salsa Tabasco para que yo comiera bien. Yo no sé si de veras creen que el resto del mundo es imbécil. Para colmo, cualquiera me conozca sabe que no como mucho picante. Ya parece que iba a pedir salsa Tabasco en una cárcel cubana .”

También el empresario documentó que el trato en el reclusorio norte de México fue de chantajes, amenazas y presiones por parte del Gobierno del D.F. en especial por parte de la licenciada Beatriz Cossío y del representante de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) Rosendo Gómez Piedra, y de José Araujo, abogado del despacho de Víctor Carranca, que llevaba la defensa de René Bejarano.

“(Rosendo Gómez Piedra)…quien fue al reclusorio para pedirme que cooperara con ellos dándoles pruebas del complot…Justo antes de la elecciones presidenciales, cuando me llevó una declaración escrita de aproximadamente 20 a 30 hojas, inculpando a los Cárdenas de no sé qué tantas cosas. A cambio de firmarla, me ofreció que ganando Andrés Manuel, a los pocos meses yo saldría de la cárcel. Por supuesto que ni le creí, ni le firmé nada.”

“…Y aquí es donde me pregunto ¿qué constructor estuvo en la cárcel durante los últimos 10 años como consecuencia de la relación de alguna obra en el gobierno local? Me gustaría que alguien pudiera responder a este cuestionamiento, lo hago público al ingeniero Cárdenas, a Marcelo Ebrad, a López Obrador, así como a los ex procuradores Bernardo Batiz y Rodolfo Félix y al actual Miguel Mancera. No hay ninguno, hasta donde tengo entendido”.

La subalternidad es un proceso, como seres humanos nos toca ser subalternizados en algunos momentos de la vida, pero también en otras circunstancias somos sujetos hegemónicos.

Así Carlos Ahumada Curtz fue un hombre quien ejerció el poder político, económico que le daba su relación de constructor con el Gobierno Capitalino, y hasta tuvo poder mediático a través de su periódico.

Así Ahumada también fue un sujeto que se benefició de las relaciones de poder que tuvo con los delegados y altos funcionarios de la “Ciudad de la Esperanza”, así como los poderosos Carlos Salinas y Diego Fernández.


Se convierte en un sujeto subalterno cuando emigra a Cuba, cuando la situación parece irse de su control, ahí las autoridades cubanas y la embajadora de México en ese país no permiten a Carlos Ahumada ofrecer su versión de los hechos, después es trasladado a México y llevado al reclusorio Norte donde no se le permite ser entrevistado por ningún periodista, se le niega la posibilidad de ofrecer una conferencia de prensa dentro del reclusorio lo que generó un atentado contra su esposa e hijos .

Según Ahumada, se le estaban atribuyéndole delitos inventados para retenerlo más tiempo en la cárcel. Obvio también mientras pasaban las elecciones presidenciales del 6 de julio del 2006.

Se convierte en un subalterno cuando los medios de comunicación lo olvidan dentro de la cárcel, o así parecía cuando ninguna declaración salía de los labios del empresario durante su proceso en el reclusorio norte, nunca aclararon qué se estaba consumiendo en los videos ¿una extorsión? o ¿un soborno? O ¿las dos?, nunca ningún funcionario pudo decirnos qué porcentaje de culpa tenían los involucrados en esos videos.


Una incógnita que nunca sabremos es ¿si estaba o no enterado el jefe de Gobierno capitalino, Andrés López, de cómo se estaban moviendo su secretario particular y su secretario de Finanzas, estando tan cercano a ellos?

Es un hecho que Carlos Salinas de Gortari junto con Diego Fernández de Ceballos, y por lógica el presidente Vicente Fox, y el entonces secretario de Gobernación Santiago Creel, estaban en contubernio para sacar los videos al aire.

Todo esto para desprestigiar a Andrés Manuel quien se estaba ganando a las ciudadanía por construir “el segundo piso” de la avenida más importante del Distrito Federal, por haber abierto una universidad pública, por emprender la construcción del “Metro-bus”, seguir apoyando el subsidio del sistema de transporte “Metro”, todo esto “cacareado” por el propio jefe de gobierno todos los días durante su conferencia de prensa matutina. Sin duda la presidencia de la república estaba en juego por la alta popularidad del perredista Andrés López.

La interpretación que se ve en este caso es un interés político por destruir toda posibilidad de triunfo del futuro candidato de entonces AMLO. Pero es obvia la venganza por parte del poder de la izquierda, quienes en Carlos Ahumada sacaron su odio, frustración y coraje hacia la otra ala de poder político de México, pero también fue el propio Ahumada utilizado por la derecha para atacar. Y así el círculo vicioso.

Desde la perspectiva universitaria, nos damos cuenta de un hambre de poder que tienen los políticos, de la “mafia” y “juego sucio” que diversos sectores ejercen, no importándoles nada con tal de defender sus intereses. Vemos una ausencia de preocupación por los problemas de México y su pueblo, quienes son dejados de lado cuando “los de arriba tejen sus redes para no caerse de la pared”.

Aquí, aunque suene repetitivo o cursi, el que perdió fue México, al darse cuenta de la clase de políticos que hay en el país, sean de izquierda, derecha o centro, no se puede confiar 100% en sus palabras. René Bejarano continúa en el país y en la política, Carlos Salinas de Gortari nunca se podrá comprobar la estafa que le hizo al país, Diego Fernández de Ceballos sigue con sus relaciones de poder en el Senado de la República, al igual que Santiago Creel.

El mismo AMLO ha demostrado errores de gobierno y carácter que cada día más confirman su sed de poder que tiene, su necedad, su paranoia por los complots (recordemos que el mismo día en que se dicta sentencia en la suprema corte de justicia sobre el desafuero de AMLO fallece el Papa Juan Pablo II, para Andrés Manuel fue “un complot de los medios” disminuir su noticia para “inflar” la del Papa).

En conclusión, Carlos Ahumada no fue un santo, tiene responsabilidad en los hechos, fue aprovechada su relación con los perredistas para beneficiar a la derecha panista, pero se convirtió en víctima del poder hegemónico (de Cuba, México y del Distrito Federal) en el momento en que es apresado, privado de su libertad, sin derecho a argumentar lo que había ocurrido.


La versión del complot prevaleció en la mente de los mexicanos, pero nunca se visualizó como a las dos partes “sucias, ambiciosas, descaradas”.

Es bien sabido que aunque AMLO sea “honestidad valiente” de nada sirve si sus colaboradores más cercanos van a ser “deshonestidad cobarde”.

El editorial del periódico El Universal argumenta que las declaraciones de Carlos Ahumada tienen en el fondo la verdadera consistencia del poder político en México:

"¿Por qué hacerle caso a Carlos Ahumada? ¿Por qué difundir las palabras de un hombre que ha confesado tráfico de influencias? Sencillo. Porque en este país son verosímiles sus acusaciones: manipulación del sistema judicial contra adversarios políticos, corrupción de altos funcionarios, gobernadores que toman dinero del erario a voluntad e injerencia de ex presidentes y otros poderes fácticos en las contiendas electorales. 


Los dichos de un personaje que tuvo relación con todos esos círculos amerita, aquí y en cualquier país democrático, una investigación periodística” .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada