sábado, 22 de abril de 2017

CINCO RAZONES PARA DEJAR DE USAR FACEBOOK Por Mayra Villanueva


Tu familia
Si vas a postear tus posiciones respecto a temas políticos, sexuales o religiosos. Piénsalo dos veces, porque las reacciones de tu raza te terminarán fastidiando.  

Todos se enteran de quien es tu pareja
Al igual que lo arriba mencionado, la familia, los amigos y los colados terminan por andar de metiches en tu vida sentimental, y tú dando explicaciones de tus rupturas sentimentales en esos días que no quieres ni asomar tu cara al mundo.

Los cientos de Amigos intensos:

En Facebook hay quien solo se queja de todo, hay quien se tira para que lo levantes, unos siempre andan deprimidos, enojados y otros critican de todo ¡pero con faltas de ortografía!

La envidia
Aunque lo niegues, hay vidas que envidias; envidias el auto nuevo que se compró tu primo, envidias los viajes, las bodas, las reuniones familiares y las pachangas cuando tú no las tienes.
Y es que en Facebook siempre la gente proyecta cómo viven felices y no hablan de sus fracasos.

Siempre es lo mismo
Toda la vida es la misma mamada de:

"Dejaré esto por aquí y me iré"

Nunca falta que el que postea memes, el que nos pone sus frases motivadoras, el que se quiere hacer el chistoso, el que nos dice dónde está y que chingados comerá.

A nadie le importa mi opinión, en twitter sí
Por último, en Facebook me he desgarrado las vestiduras con grandes argumentos y cuando veo solo tengo unos cuantos comentarios y pocos likes.

En twitter la conversación llega a ser más enriquecedora porque quizás entre al debate personas expertas, algunos amigos sí, pero también gente que no conoces físicamente pero que le interesa el tema en cuestión y sí tienes suerte alguno de tus "ídolos" te contestará.

Así que mejor me voy pal´twitter y dejo la Red Social de Mark Zuckerberg.

Crítica de la película: 'La Alta Sociedad' por LD Cultura (España)

Caso BMW: ¿Morbo o conciencia? - #PeriodismoDeCero

ELI-PARK: LA EMPRESA ABUSADORA Por Clarita Wolosky


La empresa de estacionamientos, llamada Eli-park (su nombre comercial es el de Operadora Elisa, S.A. de C.V.) es una empresa abusadora, estafadora, que trata muy mal a sus empleados explotándolos al máximo; así lo pudimos comprobar de viva voz de sus ex-trabajadores.

Según el testimonio de Ricardo Fabián González quien laboró como monitorista en en la plaza comercial Forum Cuernavaca; esta empresa, como muchas otras, "No te corre", sino que te comienza a hartar con todo tipo de situaciones:

"Desde el jefe que te demanda hagas mil cosas, desde que te falta dinero en la cuenta final de tu caja, hasta los cambios de horario que te hacen para que renuncies". Dijo el ex-trabajador.

Según el entrevistado, en Eli-Park no timbran la nómina como lo demanda la Secretaría de Hacienda y te hacen trabajar días de descanso que no se reflejan en los contratos de Ley.   

Eli-Park está fundada por Daniel Geller (1), un judío avaricioso y explotador, que ha hecho de la banqueta su negocio, como en un sin número de veces se le ha "balconeado" en cientos de páginas en Facebook, Twitter y You Tube:


Por eso, si vas a tener intenciones de laborar para esta "empresa", o estas buscando referencias sobre ella; ¡mejor cuidado! No hay en México un ambiente laboral tan permeado de desconfianza, explotación, abuso que ya el TRIBUNAL FEDERAL DE CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE ha puesto su mirada en ello. 

Si tienes alguna duda o comentario, me puedes escribir a mi correo 

                                   

Sobre el Autor
Clarita Wolosky
Gerente Administrativa en Arquiconceptos
cwolosky@hotmail.com
Twitter: @claritawolosky





(1) Lic. Daniel Geller: dgeller@elipark.com





Esta es la Ciudad de México (CDMX) que yo conozco Por Mayra Villanueva

México es el tercer país de Norteamérica, aunque a muchos se les haya olvidado y otros no quieran reconocerlo.

Es la capital de este país una de las más grandes del mundo, y aún así la gente se encuentra a sus "conocidos" por sus calles.

Y aunque suene chistoso, los mexicanos son estadounidenses, pues el nombre oficial del país es Estados Unidos Mexicanos.

Es importante ubicar a la Ciudad de México en su geografía mundial para entender su importancia. Y es que está muy cerca de los Estados Unidos de América.

Se necesita salir muchos años de la Ciudad de México(CDMX)para conocerla, para entenderla y sobretodo para valorarla.

Dicen los grandes cronistas de esta ciudad que aquí está TODO: 

Todo LO BUENO y todo lo malo.

Aquí; hay empleo, hay oportunidad de aprender, transporte público económico; el metro y metrobús; Los mejores restaurantes y también toda clase de fondas, loncherías y torterías.

En la capital de México está la universidad más importante de América Latina (UNAM) y de esa metrópoli se han gestado movimientos sociales, revoluciones y partidos políticos.

La CDMX tiene su propia universidad (UACM, la cual se ingresa sin examen de admisión y no se paga un peso por permanecer en ella).

La ciudad tiene a los mejores pensadores de México: vivos y muertos.

También ahí se encuentran los medios de comunicación y las Secretarías Gubernamentales concentrados, además de las Embajadas y los más reconocidos Hospitales.

La Ciudad de México es locación perfecta para las películas y telenovelas mexicanas. 

Aquí pasa lo peor y lo mejor:

Lo peor como la epidemia de la influenza, los muertos de News divine, linchamiento de Tlahuac (1) 

Lo mejor: El homenaje a Juan Gabriel, El homenaje a Chespirito, El Teletón, los mejores conciertos, exposiciones, obras de teatro etc..

A la CDMX ningún cantante internacional le ha dicho que no; desde Paul Mcarney, Madonna, Michael Jackson, hasta Justin Bieber, Elton John han cantado en los máximos recintos de espectáculos.

El teatro está vivo en la capital de México.
Desgraciadamente nadie de los 21 estados de la República cuenta con una inmensa cartelera para poder ingresar a observar las mejores y peores puestas en escena. En los demás ciudades del país podrá haber teatro, pero son los actores capitalinos quienes se van de gira a lo que los chilangos llamamos provincia.

De la provincia se va a estudiar a la ciudad, los doctores se forman en los hospitales del otrora DF

Aquí vivió Gabriel García Marquéz, Maximiliano y Carlota. Aquí mataron a Paco Stanley.
La ciudad de México "también tiene algo". Uno que se fue de esta ciudad en el año 2009 y regresó ocho años después puede observar desde una mirada antropológica que la CDMX está más acelerada, más sucia, más poblada, más cara en sus rentas, más gay friendly; más resanada, más llena de negocios, de ambulantes, de pordioseros, de mendigos.

Aquí pasa todo, desde la viejita que es atropellada por el metrobús, hasta el supuesto junior que dobla en dos un BMW en pleno paseo de la Reforma.

Los museos

Sabemos que después de París y Nueva York, la CDMX es quien tiene mayor numero de museos.

Aquí el catolicismo está vivo con la Catedral abierta y funcionando los 365 días del año, y por supuesto, la Basílica de Guadalupe que se presume es el recinto católico más visitado por el turismo internacional después del Vaticano.

Aquí surgió Alcohólicos Anónimos 4to. y 5to. paso. 

De aquí se forman los nuevas estrellitas en Televisa San Ángel.

De aquí también se ven las peores historias de pobreza, de injusticia, de indiferencia ante el dolor; solo tenemos que caminar unas cuadras por esta ciudad para darnos cuenta que es imposible luchar contra el estado de calle de niños, jóvenes y adultos. Pero al final alguien da caridad al necesitado.

De aquí es pan de cada día el ruido de los carros, los automovilistas mentándose la madre, aquí el tener un auto es un lujo, pero también una de las estupideces más grandes porque te irás a enfrascar en el periférico dos horas y treinta minutos en un solo semáforo.

La sexualidad se ha desbordado en la CDMX; desde la prostitución, la apertura a la homosexualidad, los cambios de género, las llamadas bodas de matrimonios igualitarios y la adopción homoparental.
De aquí es el término “mordida” a los policías viales.
De aquí es la pobreza y desgracia de “Pepe el Toro” y los “Olvidados”.

Aquí sobrevives con 50 pesos en la bolsa; con una torta y una Coca-Cola, una gordita y una agua de horchata; un huarache y un tepache; un tamal y un atole; un elote y un pulque; unos tacos al pastor y un jarrito.

Aquí podrás meterte a un Burguer King y llenar tu refresco miles de veces teniendo wi-fi gratis y nadie te correrá. Es más, a nadie le importas. Podrás sentarte con un amigo en el VIPS y solo pedir café por cuatro horas sin sentir remordimiento.

Podrás literalmente salir vestido de payaso y ya nadie “te pelará”, o como se dice correctamente, ya nadie volverá la mirada hacia a ti.

Aquí puedes defecar, vomitar, coger en las calles de una colonia Roma o Condesa y la suerte estará de tu lado porque nadie te denunciará a las autoridades (me han contado)

Aquí se puede ligar en los camiones y en el último vagón del metro (los hombres tienen encuentros con otros hombres).

Aquí surgió el movimiento Yo soy 182.

Y de aquí te puedes unir a cualquier marcha o movimiento; "Por la paz", "por los Derechos de los homosexuales", "por la justicia de los 43", "por los estudiantes", "por los obreros", "por los campesinos", "por los maestros", "por los doctores", etc.

La CDMX también tiene historias para contar (aunque suene a cliché)

En la ciudad de México a penas sales y ya ves:

A la viejita viuda y solitaria yendo por la leche
Ves al vagabundo
Al “señor de la basura”
A la señora de las tortillas
Al organillero
Al ropavejero
Al afilador
Al que pregona a Cristo.

Aquí la venta y exhibición en la vía pública de piratería (los productos copiados de sus originales) no es mal visto. 

Aquí encuentras la venta de un cinturón de piel en un transborde de Metro, hasta un programa para hakear celulares en el barrio de Tepito.

Aquí la ropa, la comida y todos los productos para reparar electrodomésticos son fáciles de encontrar. Cualquier clase de libros estará a tu disposición en el Centro Histórico.

Veo en la capital de México, un aeropuerto, que como pocos, se da el lujo de aterrizar en plena ciudad; caminarás unos pasos y subirás al metro para poder llegar a tu destino en unos minutos. (Desde hace pocos años ahora ya el aeropuerto cuenta con servicio de Metrobús)

En la Ciudad de México el metro te llevará a todos lados, alguien te ayudará si te pierdes.

Aquí, como en Facebook, "cada loco con su tema":
unos leyendo, otros acostados en plena vía publica fajando, otros con sus celulares, otros en sus autos, otros en sus bicicletas y otros pocos en motos.

Aquí el clima es berrinchudo pero nunca le hace daño a sus habitantes.

Aquí podrás vestir bien o mal, pero jamás te mirarán en la calle, porque eres uno más.

Aquí la religión se respeta, y se puede encontrar todo tipo de iglesias católicas, judías, cristianas y hasta los Testigos de Jehova andan por las calles.

Aquí los hombres se besan (entre ellos) y se toman de la mano en la calle y ya no importan.

Aquí puedes entrevistar a la mayoría de los personajes de relevancia nacional, desde el presidente de la República hasta el secretario de Gobernación o el de Marina.

Aquí está el "VIVE Latino", el Teletón, el Corona Capital; el Auditorio Nacional, una Plaza de Toros, tres estadios de futbol importantes, el Autódromo, el Velódromo y hasta un Hipódromo.

De aquí se dice que llegará el BIG-ONE: una especie de terremoto apocalíptico que saldrá de California para bajar a la Ciudad de México.

Aquí la desfachatez, el vale-madrismo y la indiferencia hacen que sus habitantes no sufran y se vuelvan inmunes a la desgracia humana.

Aquí se camina rápido aunque no lleves prisa.

Aquí la soledad cala, aun estando en el Estadio Azteca.

Aquí puedes vestir como quieras, tatuarte, perforarte y peinarte lo más ridículo posible y formarás parte de una tribu urbana, (en el Chopo).

Aquí verás las ambulancias volar (literalmente) el tránsito pesado.

Aquí llorarás como Hernán Cortés y la gente te dejará (ignorará).

Se necesita vivir en otro país, otra ciudad para valorar la CDMX; yo era de los que no creía a los cronistas de esta ciudad su amor y admiración por ella; yo era de los que la despreciaba, me quejaba, del smog, del tráfico, de la gente histérica, de la cochinada, de la suciedad, del ruido de los aviones, de los baches. 

Hoy comprendo que esto es el resultado de ser una ciudad en la que todos quieren vivir, en la que todos quieren, por lo menos, sacarle su educación Superior en las decenas de universidades públicas y privadas que se concentran aquí.

Aquí no te aburrirás, el aburrido serás tú.

Aquí te podrás enamorar, llorar, reír, soñar, enojar. Pero siempre la ciudad se dará el lujo de seguir adelante con o sin ti.

Aquí podrás ir a un Palacio a poner una simple carta.

Podrás ir a la biblioteca Vasconselos a leer un simple libro.

Podrás ir a la UNAM a tomar un simple curso.

Podrás hacer ejercicio en sus históricos parques y jardines.

Podrás tomarte una foto en la Alameda, en la Basílica o en la plancha del Zócalo.

Podrás madurar y educarte mejor.

Podrás empezar una nueva vida.

Esa es la Ciudad de México, esa es la que yo conozco ¿Cuál ves tú?

(1) Estas noticias están disponibles en la web